Ser, aceptada

Hits: 0

Beauty Queen II

2016, caoba rosa y tinta, 5′ x 3′ x 1”

En los últimos años de su carrera, la artista multidisciplinaria Lilliam Nieves se ha dedicado a explorar los conceptos de belleza en la cultura mediática popular y su manipulación de parte de los medios y el mercado para crear imágenes de mujeres irreales. Igualmente, Nieves explora como esa manipulación de imágenes se manifiesta en una disminución marcada en el autoestima de las consumidoras. Por consiguiente, el mercado les ofrece una solución para incrementar su ‘sex appeal’, pero estos productos, descritos por Nieves como rituales de belleza, dejan traumas físicos notables en las consumidoras.

 

El título de la muestra Iron Maiden, remonta al Alemania del Siglo XIV, donde se desarrolla una nueva máquina de tortura. El ‘iron maiden’ consiste en un gabinete de metal lo suficientemente alto para que cupiese un humano, cubierto en su interior con barrotes puntiagudos. Nieves, actualiza los medios de tortura de la época medieval para forzar una reflexión sobre los rituales de belleza. Para esta muestra, exhibe once coronas, cuyos diseños están inspirados en distintos patrones de rejas ornamentales. La corona como la metáfora de la tortura es interesante, ya que usualmente la asociamos con otros rituales: los concursos de belleza y a Cristo con su corona de espinas. como simbologia de su martirio. Nieves, por ende, le adjudica a la corona dos funciones: la afirmación de la belleza y la tortura que se asocia con la misma. La artista invita y motiva al espectador a interactuar con ellas, que se coronen y comprueben su peso. El factor performático de coronarse es indispensable para la obra, el espectador es cómplice de las metáforas que intenta crear Nieves, la belleza como tortura o el martirio de la belleza.

 

En el 1993, People Maganize publica una entrevista a la supermodelo Cindy Crawford, en la cual revela la falsedad de la industria para la cual labora. Su comentario: “Even I don’t look like Cindy Crawford in the morning” corrobora la manera que las imágenes son alteradas y manipuladas. El cuestionamiento de la imagen real y la imagen manipulada para complacer el mercado, lo explora Nieves en su obra Beauty Queen III (2016). La imagen, un retrato semi-desnudo a cuerpo completo de la propia artista, tallado en un tablón de madera. Nieves altera, estira, y desproporciona su cuerpo de manera exagerada con la ayuda de Photoshop, para mostrarse más esbelta y alta. En un momento en la historia donde el fenómeno del ‘selfie’ ha cambiado la manera que nos proyectarnos y como queremos nos perciban, esta pieza encarna la valoración del “falso yo” que promueven los usuarios de los medios sociales digitales.

 

Por otro lado, colocada directamente opuesta a Beauty Queen III en la sala de exhibición, se exhibe Beauty Queen II (2016). Nuevamente, el espectador está enfrentado a con la imagen semidesnuda a cuerpo completo de la creadora. Posando firmemente, completamente frontal al plano de la obra, Nieves se muestra tal como es. La vulnerabilidad que se asocia con la desnudez no está presente en el rostro ni el lenguaje corporal de Nieves. Esa mirada fija y segura recuerda al óleo de Manet, Olimpia (1863). Ambas mujeres se presentan tal como son, sin ser idealizadas, y sin mostrar vergüenza de su cuerpo real, ambas conscientes de la mirada del espectador mirándolas.

 

Nieves se presenta con una mano apoyada sobre su cadera, mientras que en la otra sujeta un taladro. El taladro es símbolo de trabajo físico asociado con la masculinidad. En esta obra, no obstante, el taladro se convierte en símbolo de empoderamiento femenino. Nieves, entrenada como grabadora con especial interés en la xilografía, reta al status quo de la comunidad de grabadores, dominada por el hombre. Esta imagen remite a portada de The Saturday Evening Post (29 de mayo de 1943) donde el artista e ilustrador Norman Rockwell presenta la ya conocida imagen de Rosie the Riveter. Rosie, una creación de la imaginación de varios ilustradores de la época, se utilizó como propaganda para reclutar y motivar a las mujeres que laboraban en fábricas y astilleros durante la Segunda Guerra Mundial. Tanto Nieves como Rosie the Riveter se insertan en profesiones que fueron -y siguen siendo- dominadas por el varón, desmintiendo el estereotipo que las mujeres son el ‘sexo débil’.

 

La artista representa su figura corpulenta en la serie Beauty Queens como un antítesis de lo que se afirma o lo que se promueve como bello. La utilización de su propia imagen remite a las artistas de la década del 1960 y 1970 que exploraban la idealización del cuerpo de la mujer en el arte occidental y la cultura popular, imágenes perpetuadas y producidas, en su mayoría, por el genero masculino. Nieves se inserta a la corriente de arte feminista de las pasadas décadas, con una exploración del cuerpo y cómo este es presentado, representado y aceptado.

La técnica de la talla sobre madera se revisita en cinco obras a pequeño formato. En cuatro de ellas retorna a la corona, esta vez construyéndolas en diferentes materiales. En Dubi Queen (2016) representa una corona formada por los pinches que se utilizan para sujetar el pelo en el “doobie wrap”. El dubi cosiste en envolver el pelo alrededor de la cabeza para obtener un pelo alisado. El comentario sobre el concepto que el cabello rizo es equivalente a ‘pelo malo’ es evidente. Pero va más allá, el dubi es una parte del proceso, no es el producto final. Se prepara y se finaliza dentro del espacio doméstico. Salir a la calle con el dubi evidencia la aceptación del ‘pelo malo’ y asuntos de raza que aun permean en nuestra sociedad. Del entorno doméstico y privado, Nieves transporta el dubi al escenario público, haciendo visible un ritual de belleza que está manipulado por los conceptos de belleza caucásica.

 

La falsedad y la frivolidad del mercado son evidentes en las obras Plastic Queen y Queen and the City (2016). En Plastic Queen, Nieves presenta una corona compuesta de botellas plásticas. Esta imagen recuerda la canción Plástico de Rubén Blades. Ambos artistas comentan sobre la falsedad de la sociedad: “aparentando lo que no son, viviendo un mundo de pura ilusión”. En Queen and the City, revisita la corona, esta vez compuesta por los rascacielos emblemáticos de la ciudad de Nueva York. Con el título de la obra, Nieves alude a la serie Sex and the City de la cadena televisiva HBO, en particularidad la falsedad y frivolidad promovida por las personajes de esa serie.

 

La obra Miss Tetas (2016) compuesta de un sinnúmero de senos de distintos tamaños y formas, Nieves confronta al espectador a reflexionar sobre los atributos del cuerpo de la mujer, muestra el humor de la artista. El tamaño, la forma y la posición de los senos se relacionan con la sexualidad. En la década de los 1990-2000 hubo un incremento en las cirugías de aumento de senos a tamaños exorbitantes, influenciado grandemente por la estética porno. Estas mujeres llevaban su cuerpo al límite para crear caricaturas de si mismas, exagerando algunos aspectos de su apariencia proyectándose como seres súper sexuadas. La intervención quirúrgica del cuerpo continúa el discurso de Nieves sobre la belleza como uno de los rituales de tortura.

 

Reina hambre

2016, tablón de caoba y tinta, 13 1/2” x 7 3/8” x 1 13/16″

En Reina hambre (2016) Nieves nos confronta con las realidades de los extremos para lograr el peso ideal. Miles de dietas prometen el cuerpo que aparece en las portadas de las revistas: la dieta de las zanahorias, la dieta South Beach, los detox de agua de limón y pimienta cayenne, la dieta paleo… entre miles de otras. Torturamos el cuerpo para complacer unos cánones establecidos por personas que no les interesa la salud del prójimo, sino la venta de un producto. Mientras venden promesas de como adelgazar, ellos engordan sus bolsillos.

 

Nieves nos revela que la belleza no es solo un concepto, sino un mercado -con un valor proyectado en aproximadamente $237mil millones para el 2017- que se nutre de un ciclo vicioso que ellos mismos propulsan. El trabajo de Nieves en esta muestra no solo explora los cánones estéticos que rigen el cuerpo femenino, sino que además trae a la luz como opera el mecanismo que lo construye y lo promueve. La selección de materiales para esta muestra no solo aluden al título de la muestra, sino que además se asocian a la cruz que Cristo carga hasta el Monte Calvario y donde Cristo perdió su vida. La repetición de la corona, tanto construida como su imagen alterada en las maderas, enfatiza la correlación entre la belleza y martirio, sacrificio y salvación. Por otro lado, la crudeza de los materiales que utiliza reafirman la idea de apreciar la belleza natural.

 

El tono cínico de su humor en varias de sus obras coquetea con la vergüenza insubordinada de su cuerpo anticanónico burlándose así del establishment, y presentándose orgullosa de sus rollos en la cintura, de sus muslos gruesos y de sus protuberantes nalgas, que tanto en la misma dimensión que nos ofenden, nos obsesionan o nos impiden ser y ser aceptados.

Melissa M. Ramos Borges

El discurso de hierro de Lilliam Nieves

Hits: 1

ironmaiden03Tener una conversación con Lilliam Nieves es toda una experiencia sónica. Su voz está hecha para teatro. Ella entona claramente. Habla con holgadas pausas. De cuando en vez aprieta el puño al describir su arte. Cuando dice algo que considera importante, te mira a los ojos y baja el tono de voz sin perder esa entonación distintiva. Su énfasis en la idea se mantiene en ritmo. Igual puede saltar de una conversación seria a carcajadas con mucha facilidad, entrelazando sarcasmo con buen humor. El trabajo artístico de Nieves también mantiene esa entonación particular. Apreciar su obras es casi como escucharla dirigirse a un público amplio. Igual que Frida Kahlo o LaToya Ruby Frazier, su voz retumba ya que su identidad está presente en sus autorretratos. Y es que cuando Nieves habla, ya sea en persona o a través de su obra, siempre va directo al hígado. Lilliam Nieves es una excelente comunicadora. Experta transformando su experiencia de vida en un comentario sociocultural. Cosa que demuestra valentía, liderato y dominio del escenario del teatro del arte.

 

Con Iron Maiden la artista nos presenta un discurso estruendoso, como una especie de Ted Talk hardcoroso -sin las partes sentimentales – sobre la opresión emocional y cultural de una sociedad Caribeña paternalista, misógena y conservadora. El hierro y la reja son las metáforas y material empleados por la artista para amplificar su discurso. Pero no nos confundamos, Lilliam no es la dama de hierro a la que alude el título de la exposición ni a pesar de que en primera instancia nos da esa impresión al observar el retrato de una Nieves coronada, hastiada y diabólica en la invitación a la exposición. Historiadores aseguran que  Iron Maiden era una arma de tortura en la época Medieval. Algo como un sarcófago a escala humana, o caja de muerto, de acero con afiladas puyas en su interior y en el cual la víctima era obligadx a entrar. Al cerrarse las puertas de Iron Maiden, la víctima quedaba ensartada y revestida por una coraza de puyas. Para Nieves la percepción de la belleza en nuestra sociedad es como una dama de hierro que aprisiona con reglas, órdenes y “slut-shaming.”

 

Así como las puyas de la Iron Maiden, las coronas esculturales de la artista parecen burlar el machismo estético de Richard Serra. Las piezas de hierro de Nieves también son peligrosas por su peso y terminaciones puntiagudas. Si no la sujetas bien en tu cabeza, la corona se cae y te puede cortar la piel. Igualito que en Miss Universe donde la ganadora se sujeta a la corona como si su vida dependiera de ello.  A la misma vez,  con titulos como Plastic Queen y Dubi Queen, se puede hacer una lectura sarcástica hipsteriana de las coronas por su contrucción artesanal y reciclaje rústico que tanto vemos hoy día en gastro pubs. De nuevo, la crítica social y cultural de lo que son las expectativas de amoldarse a una moda superficial en una escena social obsesionada con la apropiación.

 

Beauty Queen 2En Iron Maiden las coronas se complementan con una serie de grabados en bloques de madera. Grabados que en realidad son relieves monocromáticos ya que la artista no utiliza la impresión en papel como obra final sino que tan solo usa el bloque de madera sobresaliendo de la pared. La materialidad del diseño producido por ese rasgado de la gubia es representativo de su pellejo. En Beauty Queen II, Nieves ha alargado una foto de su cuerpo en Photoshop para enflaquecer su figura y en Beauty Queen III, una pieza de gran formato, el autorretrato la presenta parada como gigante sobre una especie de globo terráqueo en ropa interior, botas, llevando su corona de hierro en la cabeza y cargando en la mano un taladro como si fuera un arma. De nuevo, otro objeto que perfora el pellejo. Beauty Queen III hace referencia al poster de propaganda de las segunda guerra mundial We Can Do It! (1943) de J Howard Miller en el que una mujer “coronada” con pañuelo se alza las mangas de su uniforme para enseña mollero. El poster estaba diseñado para subir la moral de la fuerza trabajadora. Nieves acentúa su versión con un pequeño detalle: el “select icon.”  Ese detalle completa la transformación de una forma tradicional y artesanal como el grabado con la alteración photoshop digital de nuestra era digital.   Beauty Queen III no es solo un comentario social sino que una reflexión personal sobre una intervención quirúrgica necesaria a la que la artista tuvo que ser sometida por problemas de salud y que a su vez dió paso, por causalidad, a una transformación estética en la cual Nieves bajó de peso. Ese evento de transformación cambió la forma de ella mirarse en el espejo y la forma en que otros la miraron de arriba abajo y juzgaron. La misma Nieves ha dicho que un quebranto de salud la llevó a convertirse en una Cenicienta: “pesando 200 libras me convierto en una mujer de 115”. Suena dramático, y lo es, pero lo que hace esta reflexión de Nieves memorable es el sarcasmo y la  auto-humillación al estilo  Amy Schumer, quien recientemente apareció posando en ropa interior tomándose un café en la 43ra edición del famoso calendario Pirelli. Liderado conceptualmente por Annie Leibovitz, Schumer  junto a Serena Williams y otras figuras de belleza no usual ni aceptadas culturalmente, reinventaron radicalmente la idea del calendario sexista.

 

Cuando hablamos de reinvención radical, ya Lilliam Nieves ha estado en ese territorio con su icónica pieza A little help for my lypo! (2009). En esta pieza de apropiación, la artista se presenta en ropa interior mostrando su protuberante vientre en una especie de autorretrato casero en una lata de esas que usan la gente que se para el las luces a pedir chavos.  La etiqueta lee: “Lilliam necesita una liposucción urgente para así poder dejar de usar su adicción al Photoshop.” Una vez más, la voz de Nieves retumba. La artista se niega a ser víctima pasiva y se para en tribuna a dar su discurso poniendo su cuerpo en la línea de fuego y al servicio de la responsabilidad social. Este es el retrato vivo de la artista como espejo de la sociedad en el cual se ven reflejados sus prejuicios colectivos. Muchas veces ese reflejo los repudia y es porque se ven a ellos mismos.

 

Pedro Vélez

Comunicado de prensa IRON MAIDEN Lilliam Nieves

Hits: 0

Lilliam Nieves IRON MAIDEN Proyecto Local

Lilliam Nieves IRON MAIDEN Proyecto Local

Proyecto Local se complace en presentar la exhibición individual de la artista Lilliam Nieves, titulada Iron Maiden, que inaugura el miércoles, 9 de marzo de 2016, a las 7:00 p.m. Iron Maiden, surge de la investigación y el traslado conceptual de la tortura en la Era Medieval a la tortura del canon de belleza establecido por la sociedad, según la artista “al igual que se utilizaba Iron Maiden en siglos pasados como un ritual de doblegamiento físico y mental, en esta exhibición les comparto mi visión de otra tortura moderna, artefactos que nos dan la ilusión de belleza mientras en realidad nos doblega y nos hace dependientes de esa misma ilusión, nos aprisiona en requerimientos estéticos.”

La exhibición curada por Melissa Ramos Borges, presenta una selección de 19 obras recientes de la artista, en las cuales incorpora una diversidad de medios en donde se percibe el cuestionamiento del prototipo femenino y el consumo que han creado rituales de belleza particulares, desmedidos e incomprensibles.

Comenta la artista sobre la muestra “La colección reafirma la ruptura de los estereotipos coronando a todos como damas y/o caballeros de hierro. Sera un dialogo ante la discursividad de lo que establece la sociedad y los medios contra la otra cara opresiva de la carga física y emocional. Lo que la sociedad establece como principio perenne se deconstruye ante su doble moral. Se intentará establecer un vínculo y una metáfora de nuestra visión de seguridad pública utilizando el acero como herramienta de poder, como instrumento que se concibe como material primario que bien podría terminar protegiéndonos, también podría ser represivo en su calidad como materia, como sinónimo de progreso o enmohecido ante su decadencia natural. La colección trata de mirar de forma icónica el arquetipo del instrumento de belleza y lo transforma en instrumento de tortura amparado en la decadencia de su propia naturaleza.”

Lilliam Nieves es educadora, grabadora, dibujante, pintora, fotógrafa, instaladora, escultora y videoartista performera. Su educación en las artes comenzó en la Liga de Arte de San Juan, en el 1999 obtiene un bachillerato en Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico con concentración en Educación del Arte. Nieves, cuenta con una maestría en Artes Plásticas con concentración en Nuevos Medios de Danube Universität Krems en asociación con Transart Institute Austria / Berlin / Nueva York. Su carrera como escritora y bloguera cultural en Trance Líquido y otros medios, entre los años 2000 al 2005 le abrió a importantes debates y conversatorios como “Encuentros: blog culturales en el MAP”. Actualmente es coordinadora del Programa de Extensión de la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico.

La exhibición Iron Maiden, se extenderá hasta el 9 de abril de 2016. PROYECTO LOCAL está localizado en la Ave. Emiliano Pol 270, San Juan, (Local conocido como OSVIARTE). En su horario laboral de lunes a viernes de 9:00a.m. a 5:00 p.m., sábados de 10:00a.m. a 2:00 p.m. Para más información y entrevistas (787) 731-1072 / (787)-486-8855. Correo electrónico: :proyectolocalpr@gmail.com Facebook/proyectolocal Instagram: Proyecto Loc